SANTYAGO: Modelismo y Miniaturas

SANTYAGO: Modelismo y Miniaturas

domingo, 14 de noviembre de 2010

Trompeta de Lanceros Ulanos.Guerra Franco-Prusiana, 1871


Marca:   MINIATURAS BENEITO
Escala:   54 mm

                                


INTRODUCCION:

     Los años sesenta del siglo XIX fueron testigo de cómo PRUSIA, el más poderoso estado de Alemania, adoptaba una agresiva política de expansión y dominio sobre el resto de los estados germanos. De igual manera, trataba de minimizar la influencia de sus más poderosos vecinos europeos: Austria y Francia.
     La derrota de Austria En 1.866 confirmaría definitivamente la supremacía prusiana entre los estados alemanes.
    Ante los descarados intentos prusianos de crear una “Confederación Germana del Norte” y colocar a un príncipe Hohenzollern en el trono español, Francia, temerosa de verse rodeada de potencias pro-prusianas hostiles, empezó a movilizarse. De esta forma, nos encontramos a las puertas del conflicto que se ha dado en denominar Guerra Franco-Prusiana y que tuvo su final cuando, tras el asedio de París, se firmó la capitulación en Enero de 1.871.

En realidad, la figura en cuestión, no fue más que la excusa para la realización de un pequeño terreno a “scratch” con materiales baratos y fácilmente asequibles. De hecho, cuando he comentado con mis colegas los elementos utilizados, siempre ha habido “alguien” que se reía y comentaba graciosamente que “más se parece a una receta de cocina que a otra cosa relacionada con el modelismo” (será por lo del orégano, la ramita de tomillo y las lentejas) y quizás tenga algo de razón. De todas formas, este pequeño artículo no pretende sentar cátedra sino demostrar que con un poco de ingenio, nos podemos ahorrar unos cuantos Euros en terrenos pre-modelados fabricados en resina o material cerámico (yeso-escayola) y de paso, pasar unas divertidas horas creando nuestros propios escenarios.


 EL DECORADO:

  Sobre una base de madera de balsa de 3 x 3 cms y 2 mm de espesor, pegamos una lámina de plasticard de 0,5 mm de grueso así como en los laterales unos listoncillos –igualmente de plasticard- creando una especie de “receptáculo”  hueco donde acoplaremos los distintos elementos del terreno (concretamente la acera y el murete balaustrado).


                               
                                                  
     El trozo de acera no es más que una pequeña plancha de balsa de 2 mm de grosor cortada en bisel para romper un poco la simetría del decorado, a la que recubriremos con una gruesa capa de Tamiya-Putty. Posteriormente, se tallará con un pequeño punzón de punta roma una especie de “cuadradillo” y el bordillo de la acera.
     Seguidamente, procederemos a rellenar con lentejas corrientes de tamaño medio-grande el resto del “cajón” procurando que queden lo más apaisadas posible para conseguir una altura homogénea del adoquinado. El adhesivo utilizado para toda la fase del decorado ha sido cola blanca de carpintero (más o menos disuelta en agua según las necesidades en cada momento concreto).
     El muro, también es de madera de balsa, con rebordes y columna principal en listón de pino. El adorno superior proviene de un accesorio en resina de Verlinden proveniente de la caja de sobras. La balaustrada se ha confeccionado mediante algunas pequeñas piezas torneadas de modelismo naval (Artesanía Latina).

                                 
    Se vuelve a dar una buena capa de “putty” disuelto en acetona para conseguir un aspecto “compacto” y algo granuloso que –de paso- nos elimina el veteado de la madera y nos sirve como imprimación para la posterior fase de pintura. También con “putty”, pero menos disuelto esta vez, recubrimos los adoquines-lentejosos y rellenamos las junturas para rasear el nivel del suelo.
        Después de esto, conseguir una ramita de tomillo adecuada de mi “jardín particular de reserva”, ha sido tarea sencilla. Apenas he tenido que cortar una raicilla de aquí o una ramita de allá para conseguir un “arbolito”  que resultase convincente a primera vista y que no se me “desparramase” demasiado fuera de la peana. Seguidamente, y quizás haya sido esta la labor más tediosa, con diminutos puntos de cola blanca, se ha procedido a pegar –una a una- las hojitas de orégano previamente seleccionadas, a sus correspondientes ramas así como al césped, muro y adoquinado puesto que la época que he tratado de representar es a principios de otoño. A las hojas que todavía permanecen en el árbol, se les ha dado un lavado de acrílico verde pálido, mientras que a las hojas ya caídas se les ha dado color con marrones y ocres para simular que ya estaban secas.

                                   
                                   
     El árbol no se ha pintado, tan sólo una ligera capa de laca (la de cabello -extra-fuerte- sirve perfectamente) para plastificarlo un poco y evitar su prematura descomposición, así como unas ligeras pasadas a pincel seco con “Carne-Oscura” de CITADEL y “Desert-Yellow” de VALLEJO para resaltar el veteado. La parte de atrás del muro lleva un poco de césped estático de modelismo ferroviario “bañado” con aguadas de Marrón- Claro y Amarillo-Dorado ya que se supone que en esta estación la hierba debería estar un poco “quemada”.
       El muro también fue decorado con acrílicos  de la siguiente manera:

 *  BASE:         Gris-Medio.
 * LUCES:       Lavados sucesivos de Marrón-Dorado, Amarillo-Desierto y   Blanco-Sucio.
 * SOMBRAS:  Añadiendo Negro o Marrón a los colores base.
·        FINAL:    Ligeros toques de color al Pastel en polvo con un pincel fino y  plano con tonos amarillo-amarronados.
     El suelo y adoquinado tienen como base un Gris-Oscuro seguido de sucesivas pasadas –para las luces-  de Gris-Medio, Arena (Sand) y Blanco a pincel seco.
LA FIGURA:

     Como ya he dicho, era lo de menos. Me hubiese servido perfectamente un “napoleónico” o –incluso- uno de la Segunda G.Mundial, pero le tocó el turno al primero que estaba en “lista de espera” en mi caja  de  FUTURIBLES (esos que compras compulsivamente cuando vas a los concursos con la idea de pintarlo “en cuanto llegues a casa” y……acaba en un estante a la espera de mejor ocasión).

     Tan sólo he tenido que realizar algunas pequeñas correas con lámina de estaño (sacada de las tapas de los yogures) y los cordones con hilo de cobre muy fino trenzado con el mini-taladro a la mínima potencia.

            
      La fase de pintura ha sido muy divertida ya que la figura se presta a unos contrastes de color bastante atractivos. Para comenzar, una ligera imprimación con Base-Primer de CITADEL y seguidamente:

*GUERRERA: Base/Azul-Marino + Negro (poco).
                      Luces/Azul-Marino+ Blanco…Azul-Cielo…Azul-Cielo +Blanco.
                      Sombras/Añadiendo una pizca de Negro a la base.
*PECHERA, CUELLO y BOCAMANGAS:
                     Base/Amarillo-Mate + Marrón-Rojo (una pizca).
                     Luces/Amarillo-Mate + Blanco y finales con Blanco puro.
                     Sombras/Añadiendo algo de Marrón a la base.
*VIVOS y CINTO:
                     Base/Amarillo anaranjado.
                     Luces/Base + Blanco.
                     Sombras/Base + Marrón-Rojo + Naranja.
*PANTALONES:
                     Base/Negro-Mate + Azul-Marino(poco).
                     Luces/Sucesivas aguadas de Azul-Marino…Azul-Cielo.
                     Sombras/Negro puro muy diluído.
*CORDONES Y CORREAJE:
                     Base/Blanco-Sucio (Blanco+Umber).
                     Luces/Blanco puro.
                     Sombras/Umber.
*BOTAS Y CASCO: Negro mate barnizado en semi-brillo (satinado).
*METALIZADOS: Realizados con esmaltes HUMBROL (Oro, Aluminio y
                              Acero) a excepción de las hombreras que se han  de-
                              Corado con “Hilo de oro y de plata” acrílicos.

           
    
     En fin, ya veis. Una escenita que no lleva demasiado tiempo (unas 30 horas +/-) por lo que tampoco da tiempo a aburrirse de ella y que nos ha servido para experimentar con materiales poco convencionales y que, debidamente aprovechados, cumplen con su objetivo a la perfección (o al menos, eso me ha parecido).
                           Vosotros tenéis la última palabra.

            
            



     

No hay comentarios:

Publicar un comentario